La fuente deinformaciónmás directapara seguirnos
 
2022-11-29 × 

Manifiesto de elkartu con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Coincidiendo con el día 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, elkartu (Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Gipuzkoa) reivindica la necesidad de transformar el modelo de apoyos para las personas con discapacidad para dar así cumplimiento a la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

La pandemia y las consecuencias derivadas de la misma pusieron de manifiesto la necesidad de superar el modelo de apoyos hasta ahora vigente que está basado en la institucionalización, los apoyos familiares y un paradigma caracterizado por la limitación o, incluso, anulación del derecho a la libre elección de las personas con discapacidad. Sin embargo, a pesar de los avances producidos en el ámbito de la reflexión y teorización sobre el futuro del Sistema de Servicios Sociales, las medidas reales que se vienen adoptando no permiten transitar de una manera ágil y efectiva hacia un modelo basado en el respeto de los derechos y la autodeterminación de las personas con discapacidad.

 

Es por ello que elkartu defiende la imperiosa necesidad de transformar el modelo de apoyos, debiendo reunir éstos las siguientes características:

 

  • Deben ser configurados como derecho, superando enfoques asistencialistas que reducen a la persona con discapacidad a mera receptora de servicios ajenos a su determinación.
  • Personalizados, promoviendo la adecuación del sistema a las necesidades particulares de cada persona, y no el acondicionamiento de la persona al sistema prestablecido.
  • Flexibles, garantizando la transición entre los apoyos y su compatibilidad en función de las particularidades de la persona y del momento vital.
  • Garantes de la libre elección y autodeterminación de la persona con discapacidad desde el reconocimiento de su plena capacidad.
  • No limitados a las actividades básicas de la vida diaria, sino proyectados también a la participación en el entorno comunitario en condiciones de igualdad.
  • Orientados a los recursos comunitarios normalizados en lugar de predeterminados a espacios y recursos segregadores que generan exclusión social.
  • Dotados de recursos económicos suficientes para dar respuesta adecuada a las necesidades de apoyos sin que contribuyan al sobrecoste de la discapacidad.
  • Sujetos a procedimientos administrativos ágiles, flexibles, claros y con las debidas garantías de accesibilidad universal.



Sobre esta base, resulta imprescindible e inaplazable impulsar el modelo de Vida Independiente por el que las personas puedan elegir su lugar de residencia y dónde y con quién vivir, en igualdad de condiciones con las demás, para así garantizar su plena inclusión y participación en la comunidad, sin verse obligadas a vivir con arreglo a un sistema de vida específico.

 

Tratándose de un derecho reconocido en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y un mandato para las diferentes instituciones, resulta inconcebible que se trate de un modelo con escaso desarrollo institucional y legal. Por tanto, habría de abordarse su pleno reconocimiento como derecho en la Cartera de Prestaciones y Servicios del Sistema Vasco de Servicios Sociales, el desarrollo de la asistencia personal, la configuración de recursos públicos para acceder al recurso de asistencia personal, el impulso de medidas para acceder a viviendas dignas, adecuadas y accesibles, la garantía de recursos económicos suficientes para que las personas con discapacidad pudieran desarrollar un proyecto de Vida Independiente, el diseño de recursos de apoyo para materializar el derecho, o la generación y transferencia de conocimiento en esta materia.

 

Ello se asocia necesariamente con un ineludible proceso de desinstitucionalización, que conlleva superar concepciones todavía predominantes por las que el recurso residencial resulta la principal y preferente alternativa de vida para las personas con discapacidad, lo que conlleva la anulación de la libre elección en buena parte de los ámbitos personales y vitales. Por tanto, resulta imprescindible priorizar el modelo de Vida Independiente frente a la institucionalización en el ámbito de las intervenciones sociales con las personas con discapacidad, promover procesos de transición desde el ámbito residencial hacia proyectos de Vida Independiente, así como acometer una profunda transformación del modelo residencial para promover recursos en los que se respete la autonomía, capacidad y libre elección de las personas con discapacidad, se favorezca el empoderamiento, se garantice el derecho a participar en el diseño y organización del recurso y, fundamentalmente, se impulse la participación de las personas con discapacidad en el entorno comunitario.

 

En definitiva, elkartu reclama a las instituciones públicas la adopción de un decidido y comprometido enfoque transformador en el diseño, desarrollo y evaluación de las políticas sociales con el objeto de impulsar el modelo de Vida Independiente, dando cumplimiento de esta manera a la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y contribuyendo a avanzar en el proceso de construcción de una sociedad inclusiva que garantiza la igualdad de oportunidades de todas las personas desde el reconocimiento y la puesta en valor de la diversidad.