La fuente deinformaciónmás directapara seguirnos
 
2022-12-22 × 

Aprobada la nueva Ley de Garantía de Ingresos

El Parlamento Vasco ha aprobado la modificación de la Ley del Sistema Vasco de Garantía de Ingresos y para la Inclusión, que modifica algunos aspectos sustanciales de la regulación hasta ahora vigente en esta materia.

Esta ley tiene por objeto regular el Sistema Vasco de Garantía de Ingresos y para la Inclusión, que se dirige a prevenir el riesgo de exclusión de las personas, a paliar situaciones de exclusión personal, social y laboral, a garantizar el desarrollo de una vida digna y a promover la plena inclusión en la sociedad de quienes carezcan de suficientes recursos personales, laborales, sociales o económicos.

Desde la perspectiva de las personas con discapacidad, los aspectos más destacables de la ley son los siguientes:

  • Garantiza el derecho a entender y a ser entendidas de las personas con discapacidad que comparezcan ante las administraciones competentes para el reconocimiento y tramitación de las prestaciones, ayudas y servicios del Sistema Vasco de Garantía de Ingresos y para la Inclusión. En particular, Lanbide-Servicio Vasco de Empleo garantizará la utilización de un lenguaje claro, sencillo y accesible en todas las comunicaciones con las personas con discapacidad, ya sean orales o escritas, teniendo en cuenta sus características personales y sus necesidades, pudiendo realizar la comunicación a quien preste apoyo a la persona con discapacidad para el ejercicio de su capacidad jurídica. Se facilitará a las personas con discapacidad la asistencia o apoyos necesarios para que puedan hacerse entender.
  • Las personas con discapacidad estarán exentas de cumplir, para ser titulares de la Renta de Garantía de Ingresos, el requisito acreditar vivir de forma independiente con, al menos, un año de antelación a la fecha de la solicitud, y el relativo a estar inscritas como demandantes de servicios de empleo en Lanbide-Servicio Vasco de Empleo durante el año inmediato anterior al de la solicitud.
  • Podrán constituir una unidad de convivencia independiente las personas con discapacidad titulares de alguna de las siguientes pensiones: pensión contributiva de jubilación, incapacidad permanente, viudedad, de seguro obligatorio de vejez e invalidez, de una pensión no contributiva de invalidez o jubilación, de una pensión de orfandad en aquellos casos en que la persona beneficiaria sea mayor de edad incapacitada en grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, así como la persona mayor de edad causante de una prestación familiar por hijo a cargo, y quien tenga reconocida alguna de las prestaciones económicas del Fondo de Bienestar Social, el subsidio de garantía de ingresos mínimos o el subsidio por ayuda de tercera persona, y no haya pasado a percibir una pensión no contributiva.
  • A diferencia de la regulación vigente, se equipara la prestación familiar por hijo a cargo a la condición de pensionista a efectos de constituir una unidad de convivencia independiente, lo que permitirá que muchas personas con discapacidad titulares de la mencionada prestación familiar puedan acceder a la Renta de Garantía de Ingresos.
  • Se exime a las personas con discapacidad en grado igual o superior al 65% o que tengan reconocida una situación de dependencia de al menos el grado II, de las siguientes obligaciones: colaborar en la valoración inicial de la situación y de necesidades; colaborar en la elaboración del Programa Integrado y Personal de Inclusión y suscribirlo; estar disponibles para el empleo o para servicios previos al empleo.
  • Se reconoce a las personas con discapacidad un complemento que se suma a la cuantía base, cuya cuantía representa el 25% de la cuantía base (del 40% en caso de que la persona con discapacidad tenga la condición de pensionista).
  • Se garantiza la accesibilidad de los servicios electrónicos y de las aplicaciones disponibles para la tramitación de procedimientos, en particular para las personas con discapacidad y para las personas de edad avanzada, asegurando en todo caso que la información ofrecida resulta accesible y comprensible, así como su participación efectiva.