MENU

La Federación Historia

Más de 30 años de vida. La constitución de la Federación supuso un impulso decisivo en la visibilización pública de un colectivo socialmente olvidado, y en el trabajo de reivindicación y coordinación del movimiento asociativo en favor de la discapacidad.

Aunque las actuaciones de la Federación se remontan a finales de los 70, no se constituyó legalmente hasta 1983. Gracias a la colaboración de distintas instituciones, principalmente Diputación Foral de Gipuzkoa y Tesorería de la Seguridad Social, en dos años se consiguió una sede social (Plaza del Sauce 1) y medios básicos para el centro de trabajo. Esto supuso el inicio de un amplio programa de actividades y servicios dirigidos a las personas con discapacidad y sus familias, además de redundar en beneficio de la sociedad de Gipuzkoa en general.

Sábado 8 de Marzo de 1986. Un aspecto de las nuevas instalaciones de elkartu.

Era un momento diferente al actual. Había que cambiar las actitudes personales, familiares y comunitarias, superar estereotipos negativos y marginadores e impulsar una profunda transformación de la realidad tanto a la hora de detectar y valorar carencias y necesidades, como de plantear una acción seria frente a las instituciones y demás agentes sociales.

Además de dar visibilidad pública al colectivo de personas con discapacidad física, se imponía la necesidad de coordinar objetivos de reivindicación e implantar cauces eficaces de interpelación, representación y participación en las instituciones públicas y sociales.

Reveindicando derechos de los minusválidos de Gipuzkoa.

Este trabajo de reivindicación y coordinación ha constituido siempre la principal línea de acción que ha marcado la finalidad de elkartu, y se ha llevado a cabo no solamente con las asociaciones integradas en la Federación en cada momento, sino que se ha mantenido una estrecha relación con otras entidades relacionadas con la discapacidad, tanto a nivel municipal, territorial, autonómico como estatal.

En 2003, ante la necesidad de disponer de un espacio que diese una mejor respuesta a las necesidades del colectivo de personas con discapacidad, la Federación se trasladó a su actual sede social en Paseo de Ondarreta 5 bajo. El centro social y de trabajo se convirtió también en lugar de asesoramiento, información y orientación así como en un espacio de encuentro e impulso de las medidas orientadas a la plena incorporación social de las personas con discapacidad física.

Instalaciones actuales de elkartu en Paseo de Ondarreta 5.

Así, la acción orientada a exigir las condiciones adecuadas para hacer eficaz el desarrollo de los derechos y obligaciones de la persona con discapacidad y avanzar en la transformación social en todos los ámbitos de la vida ha sido, sin duda, otra de las metas que ha marcado la actuación de la Federación. Sanidad, educación, empleo, vivienda, ocio y tiempo libre, accesibilidad, prestaciones sociales, medidas fiscales, inclusión y participación social, etc., han sido, entre otros, los ámbitos a los que elkartu ha dirigido sus esfuerzos con el fin de garantizar los derechos de las personas con discapacidad física.

Desde su sede social elkartu ha desarrollado una serie de programas y servicios para facilitar e impulsar el proceso de normalización, integración y participación social; unos dirigidos, con carácter general, a la mentalización y cambio de actitudes y comportamientos de la sociedad y sus instituciones (información, documentación, campañas de sensibilización, denuncia de situaciones discriminatorias y reclamo de soluciones, promoción de la accesibilidad), y otros más directamente encauzados al propio colectivo de personas con discapacidad: servicio de información sobre sus derechos y obligaciones y acompañamiento en los procesos de reclamación, prestación de ayudas técnicas, actividades de aprendizaje de los nuevos medios técnicos y de comunicación, programas orientados a promover su integración y participación social (Programa de Desenvolvimiento Personal en la calle, Programa de Vacaciones, etc.).

La trayectoria de elkartu ha supuesto un gran apoyo personal en muchos casos y ha contribuido significativamente al cambio social que se ha producido en el proceso de integración social y avance hacia una sociedad más inclusiva.

Es cierto que estamos todavía muy lejos de lograr nuestros objetivos y de superar obstáculos que todavía hacen imposible una vida personal y comunitaria carente de impedimentos y desequilibrios sociales. Anhelamos unos condicionamientos sociales que hagan posible una vida en libertad y autonomía personal dentro de una sociedad inclusiva y respetuosa con la discapacidad. El movimiento asociativo de personas con discapacidad y, en concreto, elkartu se enfrentan todavía a nuevos retos en los próximos años para transformar en realidad estos objetivos.

Este sitio web utiliza cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerte nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Si quieres revocar tu consentimiento u obtener más información consulta nuestra Política de Cookies